Artículos en Categoría

Maternidad

Desde que soy psicóloga, y más aún, desde que comencé a trabajar en clínica y psicoterapia, me ha sorprendido la facilidad con la que algunas personas califican de normales comportamientos o síntomas que expresan un malestar psicológico ulterior.

Desde el corpus del conocimiento clínico y el saber de la experiencia, las racionalizaciones y otros mecanismos de defensa son comprensibles y previsibles: a la mayoría de las personas no les gusta sentirse cuestionadas en su “normalidad”, el malestar y los síntomas (propios o ajenos) siempre están diciendo algo del sujeto que muchas veces no queremos escuchar, bien porque cueste asumir algunas fallas o carencias, bien porque cuestionan nuestra manera de llevar la vida o nuestras relaciones más íntimas, o también.. por muchos otros motivos.

No obstante, desde que empecé a trabajar en el ámbito de la Maternidad y la Crianza, he ido encontrándome con supuestas “normalidades” que a veces alcanzan envergaduras escandalosas y alarmantes. No sólo porque el discurso normalizante suele darse, sorprendentemente, tanto en legos en disciplinas sanitarias como en el colectivo médico o socioeducativo (ya hablaremos de ello), sino también –y esto es lo realmente grave– porque dicho discurso lanza a las mujeres embarazadas, puérperas o que están criando, por un despeñadero sobre una bicicleta que aún no han aprendido a montar. El resultado, tristemente, es que las madres acaban apañándose como pueden: algunas logran transitar ese despeñadero sorteando los obstáculos sin mucho más que un moretón o una rascada; otras van dando tumbos y llegan bastante más magulladas y con heridas que se convertirán en cicatrices de por vida; en cambio, las menos afortunadas, bajarán a medio camino y se quedarán detenidas, sin poder ni saber cómo moverse, esperando a que pase algo que las saque de ahí pero por otros medios, como es el caso de la depresión postparto, por ejemplo.

Visto así es una situación muy desoladora…

L@s profesionales de salud que están en contacto con estas mujeres durante este período sensible son, en gran medida, l@s responsables de que esta situación se mantenga así, ya que son el principal referente y productor del discurso normalizante, respaldando sus palabras en el supuesto saber que les otorga su profesión, e incluso algun@s lo hacen sin cuestionarse si están debidamente formad@s o no para dar una respuesta que más bien corresponde a la psicología sanitaria o clínica. De este modo, me he encontrado, tanto en la consulta como en diversos foros y grupos virtuales en los que participo, con infinidad de madres cuyos médicos de cabecera, comadronas, ginecólog@s, enfermeras pediátricas, pediatras o educadores de sus hij@s, han desestimado con bastante ligereza alguna queja, malestar, síntoma, comportamiento, emoción, etc. –que alude a un sufrimiento psíquico o a un malestar emocional que pone en situación de riesgo y vulnerabilidad a alguna mujer–, diagnosticando aquello como “NORMAL”.

Dicho esto, quiero hacer algunas aclaratorias sobre las supuestas “normalidades” que una puede encontrarse durante el embarazo, el puerperio o la crianza:

  • NO es normal sentirte muy triste, angustiada, con miedos o con altibajos emocionales que te dificulten llevar tu día a día durante el embarazo. Si esto te está sucediendo es una alarma de que psicológicamente la gestación te pueda estar afectando de ciertas maneras que valdría la pena revisar, según tu historia personal. Las hormonas presentes durante el embarazo pueden generar cierta labilidad afectiva en la mujer, pero ésta no tendría que acabar en un abanico de síntomas emocionales.
  • NO es normal sentir mucho miedo, temor, aprehensión o ansiedad ante la inminencia del parto. El parto es un momento muy intenso y, sobretodo, si es la primera vez que se vive puede generar un poco de temor o ansiedad debido a la incertidumbre de una situación vital muy importante y completamente novedosa pero, si lo que estás sintiendo va un poco más allá, es posible que se estén expresando las emociones de otras vivencias pasadas mal elaboradas.
  • NO es normal que te sientas triste, decepcionada, culpable o con ganas de llorar constantes después del parto; puede que sea algo habitual, pero si te pasa es una alarma de que no estás recibiendo el cuidado o el apoyo necesario, y que te estás sintiendo sobrecargada o abrumada con los cuidados del bebé. En este caso se ha de buscar ayuda o apoyos efectivos, amorosos y fiables, así como también la compañía de otras mujeres puérperas. Y si aún así, el malestar continúa o va a más, es imprescindible visitarse con un psicólog@ perinatal.
  • NO es normal que te sientas mal por el parto que tuviste. El parto es una de las vivencias más intensas por la que pasamos las mujeres. Es una vivencia que queda grabada con fuego en nuestra memoria, siendo capaces de evocarla con detalles muchísimos años después. Si el recuerdo de tu parto está lleno de sentimientos de inadecuación, vergüenza, miedo, rabia o dolor injustificado, es posible que hayas sufrido un parto no respetado y que, por lo tanto, sea algo que debas sanar a su debido momento. Si después de un parto tienes dificultades para retomar la sexualidad o sientes temor a volver a quedar embarazada por la posibilidad de vivir otro similar, es posible que haya sido una experiencia traumática que debas elaborar con la ayuda psicológica adecuada.
  • NO es normal que te sientas sola durante la crianza de tu hij@. Hay muchos cuestiones, aspectos y sutilezas del postparto y la crianza que nadie nos cuenta. Criar niñ@s en la sociedad actual donde las relaciones sociales están diluidas, las familias extensas son casi inexistentes, hay una gran ausencia de tribu que hace que una se acabe encerrando entre las cuatro paredes de su casa, no solamente es difícil, sino que es una fuente de muchísimo malestar y sufrimiento para las madres. Si te sientes sola, ¡busca tribu! Busca espacios de encuentros con otras madres y otros niñ@s, pide ayuda para que puedas tener momentos para ti y recargar energías, y si aún así los sentimientos de soledad, malestar o agobio no cesan, busca ayuda especializada.
  •  NO es normal que te sientas agobiada, extenuada, sin ánimos de nada, sin saber hacia dónde quieres ir o qué quieres hacer, sin poder conectarte con lo que disfrutabas o hacías antes de ser madre. Si tienes esta sensación, si no reconoces la persona que eres, o te cuesta recordar la que eras antes, nuevamente, es porque vas muy sobrecargada y te encuentras solas y es un indicador de que necesitas tiempo/espacio para reflexionar, reencontrarte contigo como mujer y “rehacerte” después de la exigente tarea de la primera crianza. La maternidad hace que tengamos que dejar de lado muchas facetas de nuestra vida que antes disfrutábamos, y aunque en el momento lo hagas gustosas, al cabo de un tiempo se hace necesario recobrar un espacio adulto de individualidad que te permita reconectar con estas partes de ti que también requieren de tu atención y que son necesarias para tu crecimiento como individuo.
  • NO es normal que las parejas se distancien emocionalmente durante la crianza. Lamentablemente es muy habitual, pero eso no lo hace normal. Una pareja debería tener la suficiente solidez, madurez y comunicación como para poder ser fuente de apoyo y ayuda mutua en el momento en que la prioridad es la díada madre-bebé. Un padre o madre no gestante debería poder brindar apoyo a su compañera sin reproches de por medio, y una madre debería poder hacer peticiones claras de ayuda sin sentirse culpable. (Si quieres leer más sobre este asunto, puedes pichar aquí).

Esta lista podría ser mucho más larga. En todo caso, lo que finalmente quiero transmitir es que cualquier sufrimiento emocional o malestar psicológico durante el período de embarazo, postparto y crianza, no solamente NO ES NORMAL, sino que requiere de un acompañamiento especializado y amoroso hacia la madre que lo padece. No sólo porque está en juego la salud emocional de la madre, sino porque es necesario un bienestar mínimo para poder establecer un vínculo sano y adecuado con el bebé y poder tener la entereza psíquica que las demandas de un recién nacido o un niñ@ pequeñ@ ameritan.

Si te ha gustado este artículo puede que también te interesen:

La Salud Mental Materna Importa

Veinte Recomendaciones Básicas para sobrellevar el Posparto

Aspectos Emocionales del Pospasto

Una de las cuestiones que más se trastoca en las parejas cuando tienen uno o más hij@s son las muestras de afecto y las relaciones sexuales –¡casi nada!-. Ingenuamente, antes de ser p(m)adres, posiblemente pensabas que sí, que cambiaría un poco, que a lo mejor los primeros 2 meses no apetecería, ya sabes, el cansancio, la cuarentena… , pero que una vez que el bebé durmiera del tirón las cosas irían volviendo a su sitio, retomaríais el ritmo poco a poco, y a los 6 meses ya lo estaríais haciendo 2 veces por semana… ¡Qué! ¡A que aún te estas riendo!

Pues sí, se trata de reír por no llorar, pero la “verdad verdadera” es que la relación erótica (y me refiero a relación en su espectro más amplío: comunicación y vínculo) cambia radicalmente desde el momento en que tenemos nuestr@ primer hij@.

Iván Rotella, vicepresidente de la Asociación Asturiana para la Educación Sexual, en una entrevista realizada por La Voz de Asturias, usó una imagen que me gusta mucho: “Tener hijos es una decisión complicada y debe tomarse sopesando todos los pros y contras posibles. No es comprar otro coche o cambiar la decoración de la casa. Es incorporar otras personas a tu relación de pareja. Otras personas que al principio tienen una absoluta dependencia hacia a ti y que constantemente necesitan tu atención y pasarán muchos años hasta que eso pueda cambiar un poco.[1] Incorporar a otras personas en tu relación de pareja implica muchísimos ajustes y renegociaciones que ni tan sólo imaginábamos…

 La relación erótica en la pareja muta, y como nadie nos informó al respecto, es habitual que algunas parejas pasen por una crisis importante antes de recolocarse del todo. En este sentido hablo de algo mucho más allá de las relaciones sexuales (su calidad, duración y frecuencia), hablo de la expresión de la sensualidad y el erotismo en la pareja: ambos miembros, pues ya no son lo que eran, ni ocupan exactamente el mismo lugar en el Otro, deberán reaprender a relacionarse y a establecer nuevas dinámicas, en donde el juego, las muestras de afecto y la sensualidad necesitan de un protagonismo especial, más que la relación sexual en sí, y este es un chip que a algunos hombres les cuesta cambiar (aunque parece que cada vez menos).

La experiencia clínica con madres puérperas y con parejas en proceso de crianza, me ha permitido diferenciar tres momentos en los que la pareja se ha de reajustar en muchas áreas y dinámicas: durante el primer año de las criaturas, durante la crianza de l@s niñ@s cuando son pequeñ@s, y durante la crianza de l@s hij@s adolescentes. En este post sólo hablaremos del primer momento, del segundo y del tercero lo haremos en los siguientes.

El primer año de postparto.

La mayoría de los estudios sobre sexualidad en el postparto, a parte de ser escasos, cuantitativos y con una muestra poco representativa, se enfocan en las primeras 8 semanas del postparto cuando, en realidad, el postparto va mucho más allá del final de la cuarentena. En un estudio que encontré recientemente por Internet me topé con datos que cuestan mucho creer. Según la autora, “entre la sexta y la octava semana después del parto, entre el 40 y el 60% de las parejas han tenido su primera relación coital, lo que aumenta al 80% de las mujeres en la duodécima semana de postparto”[2]… ¿Qué mujeres son estás? ¿A los dos meses de haber parido? ¿En serio?… La investigación no dice con cuantas mujeres contó, pero sospecho que fueron muy, muy pocas y muy, muy atípicas…

La “verdad verdadera” es que el primer año del nacimiento de una criatura no suele ser un año muy sexual. Y la recuperación del deseo en las mujeres se verá afectada por una multitud de variables: la primera y más importante es lo “indemne” que haya podido salir del paritorio. La vivencia del parto afecta de manera muy profunda y prolongada la sexualidad en el futuro, tanto en las mujeres, ¡como en los hombres!.

En lo que respecta a las mujeres, aquellas que han tenido una vivencia positiva y respetada del parto tienen menos dificultades a la hora de retomar la sexualidad, que las que tuvieron una experiencia de parto irrespetado y doloroso, cuya consecuencia física, por ejemplo, es una episiotomía con una cicatriz tivante, o una cesárea de la cual recuperarse. Evidentemente este grupo de mujeres tienen que asumir no sólo una recuperación física, sino también, y sobre todo, una recuperación psicológica. De hecho muchas mujeres que han tenido un parto difícil o muy medicalizado, pueden llegar a sufrir algunos síntomas del trastorno de estrés postraumático que puede degenerar en problemas de lubricación, vaginismo, dispareunia, miedo a la penetración o a un nuevo embarazo.

En cuanto a los hombres, hay un aspecto que ha sido muy banalizado últimamente, y sobre el cual consigo pocas reflexiones, y éste tiene que ver con las consecuencias que puede tener el hecho de que actualmente algunos hombres están acompañando a sus mujeres durante todo el proceso de parto.

Antiguamente –y en las comunidades tribales sigue siendo de esta manera–, el parto era una “cosa de mujeres”, el hombre solía esperar en otra habitación o rodeado de otros hombres. Son imágenes que hemos visto en muchísimas películas. Con la medicalización del parto también se dio la masculinización del parto. Es decir, el hombre comenzó a inmiscuirse en un terreno que era fundamentalmente femenino. Esto ha degenerado en los partos modernos que vivimos actualmente: medicalizados, intervencionistas y sin ningún sentido de la intimidad; pero es que además, ha llevado también a que el padre de la criatura pueda ser testigo de primera línea del nacimiento de sus hij@s. ¿Y que cuál es el problema? Suponemos que si queremos tener un compañero comprometido con todos los aspectos de la crianza de nuestr@s hij@s es lógico pensar que este compromiso comienza desde el mismo momento del nacimiento, ¿no?

Si y no. No es lo mismo el hombre que está en el paritorio en calidad de acompañante de su mujer con la intención de darle apoyo físico y emocional y ser una fuente de protección y de compañía, que el que entra para “presenciar en primera fila” (y en algunos casos, hasta grabar) el nacimiento de su hijo.

En una conferencia a la que asistí hace tiempo, Michel Odent dijo que los hombres no tienen nada que hacer en los paritorios. Hay aspectos de la sexualidad femenina que deberían seguir estando velados a lo masculino. No es inusual que algunos hombres que han presenciado el momento del parto desarrollen una amistad muy potente con la madre de su hij@, pero también que pierdan la libido y el deseo sexual hacia su mujer como mujer. Ver la zona que hasta ahora había sido protagonista del placer sexual abrirse, expandirse y permitir la salida del propi@ hij@, psicológicamente tiene connotaciones y resignificaciones en los hombres que no deben ser minimizadas. No es poca cosa lo que ven, siendo quienes son, amantes, y retomar nuevamente esta zona sólo como un espacio de placer y disfrute algunas veces puede ser complicado.

Ahora bien… supongamos que hemos superado el paritorio, llegamos a casa con la lactancia, las preocupaciones por el bebé, la recuperación física tras el embarazo y el parto, la falta de sueño, el cansancio, los cólicos, nuestras angustias… y comienza lo que para much@s (sobre todo para algunos hombres) puede definirse como el desierto del posparto. Pasan los días, las semanas, los meses y las cosas no vuelven a ser como antes… La realidad es que (y evidentemente aquí hay muchísimas diferencias) la mayoría de las parejas retoman las relaciones sexuales en algún momento alrededor de los 6 meses (un poco antes o incluso bastantes meses después), hay quienes lo hacen cuando la criatura está alrededor del año y bueno… aquello de 2 o 3 veces a la semana quizás no ocurra durante muchos años (sobretodo si por el camino tenemos más hij@s y volvemos a la casilla #1)

Un elemento del que no podemos olvidarnos es que la lactancia es un aspecto más de la sexualidad femenina. Durante los primeros 6 meses del bebé la producción de prolactina puede inhibir el deseo sexual femenino, además de que las madres solemos estar llenas de amor y dedicación hacia nuestra criatura, con lo cual hay poco espacio psíquico para otro tipo de intereses, preocupaciones y ocupaciones, que no sea la de madre-bebé (y aquí el por qué las mujeres que no dan el pecho y no producen prolactina tampoco tienen ganas de tener relaciones sexuales durante los primeros meses).

El momento en que cada mujer retoma las relaciones sexuales con su compañer@ va a depender, principalmente, de un compendio de factores psicológicos en su nuevo estado de maternidad: lo segura o preocupada que se sienta con respecto a la criatura (incluso cuando ya es más mayor), el cansancio acumulado, la falta de sueño, la carga mental y/o física de las tareas del hogar, las preocupaciones económicas y/o laborales, la relación (y la consecuente atracción o rechazo) con su propio cuerpo tras el parto, la relación con su nuevo rol de madre lactante y las implicaciones eróticas que conlleva (que a muchas genera incomodidad y/o rechazo), la cantidad de gratificación y satisfacción amorosa –que en algunas llega al arrobamiento–, que obtengan con su bebé, lo sola o acompañada que se encuentre, la validación que como madre haya podido recibir, pero, principalmente, va a depender de cómo percibe que ha sido o está siendo el acompañamiento recibido por parte de su pareja: si la pareja ha estado implicada, ha sido comprensiv@, la ha apoyado emocionalmente, ha resultado ser un soporte real en los momentos de angustia, le ha brindado los cuidados y el afecto que ha necesitado, la ha acompañado y no se ha apresurado a volver a su vida de antes, hay muchas más probabilidades de que a la mujer se le encienda el deseo por su pareja cuando ella se sienta preparada, que no si el panorama ha sido otro. Son muchas las mujeres que, llegado un momento en el postparto, están ya preparadas a retomar las relaciones sexuales pero a su vez, sienten tanto enfado por el poco apoyo que han recibido de sus parejas que, hasta que no se habla de ello y hay un reconocimiento de este malestar por parte del Otro, el encuentro se atrasa.

De hecho, es habitual que algunas mujeres rechacen las expresiones de afecto de sus compañer@s debido al temor de que si se muestran receptivas quizás su pareja reciba el mensaje de que están dispuestas/deseosas a tener relaciones. Esto, sumado al día a día del postparto, genera distanciamiento afectivo entre la pareja y reproches que seguramente saltarán en discusiones en el futuro. Lo cual lleva a lo más anti-erótico que existe: resentimiento, aversión, hartazgo, o incluso odio.

También se ha de tener en cuenta algo muy básico pero natural: el actual atractivo físico y de carácter de la pareja. Y es que por los motivos que sea, muchos hombres al convertirse en padres, se dejan y esto, también genera un efecto negativo.

En todo caso, necesitamos tiempo. Laura Gutman nos dice que tanto nuestro cuerpo como nuestra mente necesitan tiempo. Yo agrego que nuestro bebé y nuestro deseo, también. Conozco a poquísimas mujeres que tuvieran ganas de tener sexo después de la cuarentena, la mayoría ni se lo plantean (independientemente de que se hayan recuperado bien del parto), estamos tan centradas en la díada mamá-bebé que nuestro marido (como hombre) se torna invisible. Y si no mantenemos una buena comunicación con nuestra pareja en la que nos sintamos libres de expresar nuestros miedos y temores, se está colocando el escenario del distanciamiento. Él puede sentirse rechazado o pensar que ahora sólo nos llena la presencia del bebé. No podemos olvidar que después de que nace el bebé, la vida del padre no cambia tanto como la nuestra. Normalmente mantiene el mismo trabajo y su cuerpo no ha cambiado, tanto. Hay más continuidad. Es comprensible que un padre pueda ver las relaciones sexuales como una reafirmación de su anterior relación de pareja. Puede sentirse cansado y desorientado y desear el consuelo y el placer que encuentra en el sexo. Todo esto hay que hablarlo, aunque el bebé de pocos momentos para ello, se han de aprovechar al máximo y agotarlos.

Cada uno necesita algo diferente. ¿Y qué se puede hacer? Hacer un ejercicio de honestidad con nosotras misas es lo primero, asumirlo y conversarlo para poder llegar a acuerdos que sean convenientes para ambos. En este sentido hemos de ser abiert@s y flexibles, si nuestro compañero necesita descargar energía sexual porque no puede sublimarla, o está muy tenso, pactar recurrir al recurso de la masturbación sin que suponga un conflicto para la pareja, podría ser una opción. Cada pareja ha de encontrar su fórmula y para esto, mientras más abierta y honestamente hablemos de sexualidad con nuestra parejas (de la propia, la suya y la conjunta, que son tres cosas distintas) más números tenemos de que sea algo que pueda volver con mucha más intensidad y con una mayor sensación de unión a la vida de la pareja.

De momento, si te encuentras transitando el desierto del postparto y te apetece empezar a hacer algo al respecto –asumiendo que no hay reproches ni malestares guardados hacia la pareja que dificulten asumir con agrado cualquier iniciativa­–, se puede comenzar a estimular el deseo y la apetencia sexual aceptando un acercamiento progresivo y una normalización gradual de la sexualidad, sin tener mayores expectativas ni ser exigente. Hay que buscar condiciones que faciliten el deseo, sobre todo en la mujer, por ejemplo proporcionando momentos de descanso y momentos y espacios de intimidad afectiva entre la pareja, en donde se pueda conversar sobre el sexo, sobre nuestros deseos, fantasías, anhelos, temores, dificultades, aprendiendo o redescubriendo que existen muchísimas maneras de disfrutar y sentir placer con el otro y que la genital es sólo una de ellas.

Si te ha interesado este post, quizas también te interese “Ya no somos lo que fuimos”. Cuando ser p(m)adres genera fracturas en la pareja o también, Aspectos Emocionales del Posparto.

[1] Iván Rotella. ¿Se pueden evitar las rupturas de pareja? La Voz de Asturias. 28/05/2016. Las negritas son mías

[2] González Roble, L. (2016). La Sexualidad Femenina en el Postparto. Una Investigación Cualitativa desde la Teoría Fundamentada. Universidad de Cantabria, disponible en https://repositorio.unican.es/xmlui/bitstream/handle/10902/8559/GonzalezRoblesL.pdf?sequence=1.

 

        “Mis hijos me causan el sufrimiento más intenso que he experimentado en mi vida. Es el sufrimiento de la ambivalencia: la alternancia infernal entre el amargo resentimiento y los nervios de punta, y la ternura y satisfacción gozosa”. Adrienne Rich (1)

“La maternidad no es una empresa privada. Siempre es pública, de forma exhaustiva e incesante”.Orna Donath.(2)

¿Alguna vez os pasa que sentís que no soportáis ni un minuto más la presencia de vuestra criatura, su insistencia, su infatigable demanda? ¿A veces fantaseáis con tener un momento al día en el cual no tener que haceros cargo de nadie, ni sentiros responsables de nadie más que de vosotras mismas? ¿A menudo sentís aburrimiento, hartura de los parques infantiles y desearíais cambiarlos por un buen libro o una buena conversación con amigas? ¿Alguna vez os sobrepasa alguna situación y os encontráis sin recursos, sin estrategias de negociación y entonces os invade la frustración, la rabia, el grito rabioso, el gesto despreciativo y después os sentís fatal, las peores madres del mundo por no haber podido estar a la altura? Pues sí… sois madres, y sois humanas.

A menudo las madres nos sorprendemos ante la vivencia de sentimientos radicalmente opuestos a los que tendríamos que estar sintiendo por nuestr@s hij@s. En realidad no se trata de una experiencia exclusiva de la maternidad sino que es algo que se puede experimentar dentro de muchísimas relaciones significativas (padres, herman@s, parejas, amistades) pero, por un lado, -y siendo la relación madre-hij@ de una carga emocional tan intensa y profunda-, es en ente binomio en el que su evidencia se hace casi insuperable y por otro, ya que en la sociedad actual está tan mal visto que una madre pueda expresar o verbalizar sentimientos hostiles hacia sus hij@s, a menudo los convertimos en las prendas sucias mejores guardadas dentro de nuestras mochilas. Se trata de la ambivalencia afectiva y no os preocupéis, es un sentimiento completamente normal.

La ambivalencia afectiva fue el término acuñado por el psiquiatra E. Bleuler en 1911 para hacer referencia a la “presencia simultánea de dos sentimientos opuestos (atracción y repulsión), de dos direcciones opuestas de la voluntad, respecto a un mismo objeto.” [3] En el caso de las madres hablamos de dos sentimientos opuestos hacia nuestr@s hij@s, que provienen de dos aspectos opuestos de una misma (conflictos entre lo que quiero como madre y lo que necesito como mujer, adulta, etc.) y se trata, según Ana Cigarroa, del afecto “más intenso y frecuente que se observa en la mujer durante el embarazo, parto y puerperio.”[4] ¿Ah, si? ¿Y cómo es que no lo sabía?

Históricamente, la idealización del vínculo madre-bebé ha excluido los sentimientos negativos del abanico emocional que puede sentir una madre, incluso dentro de las teorizaciones de los psicólogos dedicados al tema (a pesar de que Freud en su momento planteara que los sentimientos encontrados son una parte inevitable de toda relación humana íntima y duradera). Esto generó como consecuencia que las madres, al no tener reconocimiento social de estas emociones, tuviésemos que ocultar nuestros conflictos y sentimientos negativos de la escucha de los profesionales, incluso de nosotras mismas, creando una gran carga de culpa y malestar.

Donath lo expresa de esta manera: “aunque no hay una única emoción que los hijos inspiren en las madres –si bien los sentimientos de una madre pueden variar en el transcurso de un día y sin duda a lo largo de períodos más largos, dependiendo de cómo se comporten sus hijos, así como del tiempo, espacio y ayuda de que disponga- se espera que todas las madres sientan sistemáticamente lo mismo si desean ser vistas como “buenas madres”[5]

Todo cuidador primario, independientemente de su sexo y su edad, encuentra el proceso de crianza como algo muy difícil, especialmente en sociedades en transición como las nuestras, donde la familia extensa se ha dispersado y las tradiciones en la crianza de l@s niñ@s se han perdido. Afirma Raphael-Lelf[6] que estar constantemente atento y responsivo a las necesidades de alguien más, de quien tenemos responsabilidad total en todo momento, es una tarea desalentadora. Si a esto le sumamos las noches extenuantes, la deprivación de sueño y el cansancio, las fluctuaciones hormonales y la recuperación de las secuelas de un parto en el caso de la madre, no es de extrañar que el quiebre perinatal sea algo común. En Occidente el estrés postnatal es experimentado por casi la mitad de las nuevas madres y por un cuarto de los nuevos padres.

En todo caso, en el momento en que una mujer deviene madre las “emociones encontradas” le acompañaran siempre, no sólo porque se encuentre ante la duda en determinados momentos de la vida de sus hij@s de si lo está haciendo bien o no, no sólo por su constante preocupación por el futuro o por vicisitudes específicas que pueda tener en la relación directa con su hij@ durante un período específico de su vida, no sólo por sentirse sobrecargada, por la dificultad para conciliar la vida familiar y laboral, por el deseo de querer atender otros aspectos de sí misma independientes de la maternidad y un largo etcétera, sino también por la presión constante de que es a la madre a la que se le demanda tanto la atención inmediata, como las explicaciones de los resultados. Somos las madres las que “tenemos que” rendir cuentas ante el Otro, seamos conscientes de ello, o no. “Es a la madre a quien se suele culpar por ser demasiado afectuosa o distante, demasiado dominante y sobreprotectora o indiferente y desapegada, principalmente por un motivo: porque era ella, en términos generales, la que estaba presente durante la infancia de los hijos. O es la única a la que se le acusa de no estar presente”.[7]

A partir de la maternidad de algunas psicólogas y teóricas de la psicología, estas mujeres comenzaron a replantear y problematizar la cuestión de las emociones de las madres. Es así como Parker nos dice “a ninguna de nosotras le resulta fácil aceptar de verdad que amamos y odiamos al mismo tiempo a nuestros hijos, y es que la ambivalencia maternal no constituye un estado anodino de sentimientos encontrados, sino un estado de ánimo complejo y contradictorio, compartido de forma muy diversa por todas las madres. (…) Gran parte de la culpa omnipresente que soportan las madres deriva de las dificultades para sobrellevar la dolorosa sensación provocada por el hecho de experimentar la ambivalencia maternal en una cultura que rehúye la existencia misma de algo que ha contribuido a crear”.[8]

En una sociedad que atrapa a las madres en una maraña de expectativas idealistas, imposibles y contradictorias, nos es muy difícil no sentirnos en falta, con un cúmulo de culpas a las espaldas y el rótulo de “mala madre” a la vuelta de cualquier error (con el consecuente sufrimiento psíquico que esto pueda generar). Es por esto que actualmente se habla de la existencia de la ambivalencia maternal saludable como un rasgo intrínseco de la experiencia de ser madre y como una parte del espectro de los sentimientos encontrados hacia l@s hij@s y la maternidad. Pero, no solamente es una vivencia “normal”, sino que también, yendo un paso más allá, es una experiencia positiva en la medida en que “la propia angustia de una madre y la insufrible coexistencia del amor y el odio por el bebé serían los sentimientos que permitirían a la madre buscar constantemente soluciones creativas a todos sus problemas”.[9]

De esta manera, el conflicto amor-odio que podamos sufrir en relación a nuestr@s hij@s nos puede ayudar a fomentar la reflexión, a cuestionarnos, a intentar buscar otras miradas, a adquirir herramientas intelectuales y emocionales para comprender a nuestra criatura y sus necesidades. Sin embargo, para poder soportar la ambivalencia afectiva y el dolor que ésta genera, las madres debemos apearnos de la ilusión de perfección, nuestra y de nuestros hij@s. Haciendo dicha renuncia podemos descubrir cómo contener este conflicto y cómo profundizar en él para descubrir muchas más cosas sobre nosotras mismas. “La ambivalencia maternal puede ofrecer reforma y reparación, como logro emocional de aquellas mujeres que se enfrentan a una confusión emocional, fantasías y conflictos relacionados con su maternidad, y como estado que puede fomentar potencialmente una flexibilidad y un dinamismo emocionales”.[10]

Finalmente, sólo me queda comentar que es muy importante que las madres tengamos valor y busquemos espacios seguros y contenedores donde poder explicar nuestros relatos de ambivalencia emocional, no sólo porque representará una descarga para nosotras mismas, sino también porque nos permitirá hacer conscientes otras ambivalencias o el grado en que podamos estarlas sufriendo. Así, traeremos luz a diversos aspectos ocultos de nuestra personalidad.

Además, hablando de ello normalizaremos la ambivalencia como un aspecto más de la maternidad, con lo cual las mujeres que tengan dudas o fantasías muy idealizadas con respecto a ser madres y lo que esto les pueda suponer, conocerán por experiencia de terceras la existencia de estas emociones tan potentes, de tal manera que no las cojan desprevenidas.

Si quieres leer más sobre de esto desde una vivencia más personal, no dejes de mirar el post Las Madres que nos quedamos en Casa.

[1] Rich, A. (1986). Nacemos de mujer. La maternidad como experiencia e institución. Cátedra, Universitat de Valencia.

[2] Donath, O. (2016). #madres arrepentidas. Una mirada radical a la maternidad y sus falacias sociales. Penguien Random House Grupo Editorial.

[3] Dorsch, F. (1994). Diccionario de Psicología. Herder, pag: 27

[4] Cigarroa. A. (2011). Embarazo normal y embarazo de riesgo. En Alkolombre, P. Travesías del cuerpo femenino. Letra Viva Editorial, pag: 68. (las negritas son mías)

[5] Donath, O. Op. Cit. P. 63

[6] Raphael-Left, J. (2010). Healthty Maternal Ambivalence, Studies in the Maternal.

[7] Donath, O. Op. Cit. P. 72

[8] Parker, R. (1994). Maternal Ambivalence. En Winnicott Studies, Nº9. Londres.

[9] Raphael-Left, J. Op. Cit.

[10] Donath, O. Op. Cit. P. 74

Aunque parezca difícil de creer, el nacimiento de un hij@, por muy desead@ y buscad@ que haya sido, es una de las principales causas de crisis, e incluso de ruptura, de la pareja. El mayor porcentaje de separaciones matrimoniales se produce cuando alguna de las criaturas no llega aún a los 3 años de edad. ¿Porqué?

Habitualmente cuando esperamos a nuestro primer hij@, fantaseamos sobre cómo va a ser nuestra vida cuando seamos m(p)adres. Las expectativas empiezan a aparecer desde el mismo momento que tenemos la confirmación médica de que todo marcha bien. Seguidamente, vienen los miedos y las inseguridades de si podremos o no ser buenos p(m)adres, de si estaremos a la altura de lo que la tarea requiere, etc. Sin embargo, poco pensamos y conversamos sobre cómo se va a transformar nuestra relación de pareja ni sobre el estilo de crianza que queremos llevar, cosa que en cierta media es comprensible, ya que en cierto grado no podemos ni imaginar qué transformaciones se van a dar ni cuál es la implicación y dedicación que tendremos con nuestra criatura.

La pareja no es un elemento estático ni inmóvil, bien al contrario, se va transformando en la medida en que van cambiando nuestra vida, nuestras circunstancias laborales, económicas, sociales y familiares; y en la medida en que se va profundizando y fortaleciendo el vínculo, a su vez, la pareja tampoco es inmune a la cultura y las modas sociales que puedan aparecer en un momento determinado. Del mismo modo, las dinámicas y las prioridades dentro de la pareja cambian con la llegada del primer hijo, y vuelven a cambiar con la llegada de un segundo y así sucesivamente y, mientras los niñ@s se encuentran en la primera infancia (período que va de los 0 a los 3 años), los espacios para compartir en pareja son sino limitados, al menos diferentes y, la mayoría de las veces esto nos toma completamente por sorpresa, tanto a hombres como a mujeres.

Con frecuencia me encuentro en la consulta a muchas parejas que tras haber tenido un hij@ pasan un período en el que casi no se reconocen; hay distancia emocional y muchas quejas de parte de ambos, pocos espacios para conversar pausadamente y en cambio muchas discusiones por situaciones que antes eran más o menos irrelevantes, hay cansancio sostenido por el cuidado constante de un bebé o de uno o más niñ@s pequeñ@s, por la presión del peso del hogar y de lo económico, por las dificultades de conciliar, y descontento por los roles que asume cada uno dentro de la crianza. Cada familia lleva su “pack” especial dependiendo de su idiosincrasia particular, pero todas entran de una u otra manera dentro de esa nueva dinámica.

¿Y que es lo que ha pasado?

Cada familia tiene su historia particular que hará que la problemática se centre más en uno u otro aspecto, pero en general se pueden enumerar brevemente algunos elementos comunes:

  • La vivencia del embarazo y el parto. Algunas veces ya desde el mismo momento del embarazo pueden empezar a aparecer síntomas de que la pareja no marcha bien, en muchos casos expresado en el área de la sexualidad: cierto descontento porque a uno de los miembros de la pareja no le apetece tener relaciones sexuales por temores, por aprehensiones o por falta de deseo. Otra área en el que se expresa es que el hombre puede tomar cierta distancia de los preparativos de la llegada del bebé, o no vive el embarazo con la misma ilusión que la mujer, lo cual suele generar en ella inseguridades de su futura vinculación como padre, además de sentirse herida o sola. El parto, por otro lado, su vivencia, si ha sido un parto respetado o no, con muchas o pocas secuelas físicas o psíquicas, si la mujer se ha visto vulnerable o empoderada, son elementos que la marcarán para toda la vida y esta experiencia teñirá de alguna manera su relación con la sexualidad y con su pareja.
  • El período del postparto. Ese momento físico y emocionalmente intenso que comienza cuando nace nuestra criatura y que acaba… ¿con la cuarentena? ¿a los 3 meses, a los 6, a los 9, a los 2 años? El postparto tiene implicaciones físicas importantes, muchas de las cuales conllevan secuelas directas en la instauración exitosa de la lactancia y, más adelante en la recuperación de una vida sexual satisfactoria. Está directamente relacionado con el tipo de parto que se haya tenido y que va a generar, psicológicamente hablando, un estado diferente en la mujer, con lo cual, un “estar” con el bebé y con la pareja, que estará tocado por esa experiencia. (Si quieres leer más sobre los Aspectos Emocionales del Postparto pincha aquí). Y aquí ya entramos en el mundo de lo emocional. Ni los hombres ni las mujeres tenemos idea de todo esto hasta que estamos en el meollo. Los hombres que cuentan con una madurez emocional, que saben hacerse cargo de sí mismos y que están conectados con su pareja, suelen saber apoyar, acompañar y sostener las necesidades de la nueva madre durante este período tan importante. Los hombres inmaduros, dependientes y egocéntricos tienen muchas dificultades para entender el cuidado que su pareja necesita.
  • Las necesidades de cuidado continuo del bebé. Muchas veces es algo que no nos esperamos, nos hemos creído el cuento de que el bebé no hace más que “comer y dormir” y nada más alejado de la realidad. Los bebés requieren de mucho soporte físico y, sobretodo, emocional. Cada etapa tiene su distinción particular, pero hasta los 3 años, sus m(p)adres constituyen el referente emocional principal a partir del cual la personalidad de la criatura va a ser construida. ¡Gran tarea, sin duda! pero ¿qué pasa cuando no hemos hablado con la pareja sobre cómo les queremos criar? ¿dónde queremos que duerma? ¿cómo queremos que coma? ¿cómo se instauran los límites y la disciplina? ¿en quién confiamos para que le cuiden? ¿a qué edad queremos que vayan a la escuela? ¿Qué tipo de educación queremos que reciba?… Temas que pueden generar, sin duda, grandes batallas campales y desencuentros importantes en la pareja.
  • El peso de la rutina y de las tareas del hogar. Cuando los hij@s son pequeñ@s las rutinas pueden ser bastante monótonas y desgastantes, sobretodo los dos primeros años en los que las necesidades de la criatura no dan tregua y algunas cosas tienen muy poco margen de variabilidad. Esto puede representar una sombra importante para la relación de pareja, no nos olvidemos que tan sólo 1 año antes podíamos improvisar una cena, una quedada con amigos o ir a pasar un día a la playa, lo único que se necesitaba era un poco de disposición para ello. Por otro lado, las tareas de las casa se hacen interminables y agotadoras, antes quizás no importaba tanto quien tiraba la basura, hacia la colada u ordenaba la cocina, a eso se le ha de sumar la presencia del bebé y sus cuidados. A menudo encuentro en la consulta que las mujeres se quejan de llevar ellas todo el peso de las tareas domésticas y de tener poca colaboración por parte de sus compañeros con lo cual una prenda de ropa olvidada accidentalmente en el suelo del lavabo se puede convertir en una discusión de horas.
  • El cambio en la relación sexual. Y no me refiero sólo al cambio en las relaciones sexuales (frecuencia, calidad, duración, etc.) sino al cambio en la relación erótica en la pareja. Si quieres leer a profundidad sobre este tema en específico, puedes clicar este post pero, de manera resumida, la sexualidad en la pareja también ha de resituarse. Ambos miembros tienen que aprender a relacionarse con un nuevo cuerpo (¡y no sólo el de la mujer, que ahora es madre, que quizás amamanta, etc.!) y a establecer nuevas dinámicas, al menos durante el primer año de postparto, en donde el juego, las muestras de afecto y el erotismo quizás necesitan de un protagonismo especial, más que la relación sexual en sí, y este es un chip que a algunos hombres les cuesta cambiar (parece que cada vez menos). Con lo cual muchas veces las mujeres rechazan las expresiones de afecto de sus compañeros pensando que si son receptivas a ellas quizás él reciba el mensaje de que están dispuestas/deseosas a tener relaciones, también se pueden dar casos de mujeres con muchas ganas de tener intimidad y hombres inhibidos o sospechosamente inapetentes. Todas estas cosas deben hablarse entre la pareja: mucho y sin tabúes… Pero de esto hablaré en otra entrada.
  • La transformación de la maternidad. Es innegable que la maternidad es una revolución que se genera dentro de nosotras y que nos pone la vida, las prioridades, los planes de futuro y las expectativas completamente patas arriba. Nos tomará un tiempo recolocarlo todo, encontrar un nuevo orden y alguna vez pasará que cuando creemos haberlo encontrado, alguna necesidad de nuestra criatura nos hace cuestionarlo todo de nuevo. Esto sobretodo se expresa a nivel emocional. Dice Laura Gutman que “cada bebé es una oportunidad para su madre para rectificar el camino del conocimiento personal, para sacar a la luz viejas heridas y realizar las sanaciones adecuadas”[1]. No teníamos ni idea de que el amor fuera algo así de potente, de que un ser tan pequeñito tuviera un protagonismo tan fundamental en nuestras vidas. Algunos hombres también viven la paternidad de una manera parecida, otros se relacionan con sus hij@s desde un lugar menos “intenso” (esto no quiere decir que no les quieran, sino que son uno más de los elementos importantes de su vida). Sea como sea, los hombres suelen encontrarse perplejos ante esta nueva mujer capaz de revolucionarlo todo y de poner cualquier cosa en jaque por su criatura; al principio puede pensar que es consecuencia de lo “hormonada” que está su mujer, del cansancio, de la instauración de lactancia, etc. Quizás alberguen la esperanza de que pasada la cuarentena (que en realidad no es para nada el fin del puerperio) reencontrarán a su mujer normal y corriente, la de siempre. Pero resulta que este reencuentro no llega nunca, al menos no durante los primeros dos años; y si hablamos de un hombre con algunos elementos inmaduros, dependientes o infantiles, empezarán a surgir desencuentros y discusiones, sobre todo, porque la mujer-madre no podrá sostener emocionalmente a su marido-niño, sólo tendrá espacio para maternar a su hijo. Esto muchas veces puede hacer que el hombre se sienta rechazado, desplazado, excluido, pues ya no hay nadie que cuide de él.
  • El tiempo de ocio. Algo muy preciado y sostenedor dentro de la pareja que, momentáneamente, se ha perdido. Con un bebé en casa hay pocos momentos disponibles, de hecho, la mujer tiene todo su espacio psíquico ocupado, y cuando el bebé le da una tregua, lo que realmente quiere es tiempo para sí misma. Por el contrario, el hombre se encuentra con su espacio psíquico disponible (cuenta con el trabajo y la vida “en la calle”), por lo que demanda a su mujer más tiempo de pareja. Aquí nuevamente se produce el desencuentro. Cada uno necesita algo diferente con lo cual, se hace necesario conversarlo y llegar a acuerdos que sean convenientes para ambos.
  • Los estilos de comunicación. En medio de las discusiones, sobre todo cuando se arrastra cansancio y sueño acumulado, la manera como se comunica una pareja puede mejorar o, por el contrario, empeorar el problema. Debemos preguntarnos si sabemos hacer demandas de la manera adecuada, expresando realmente lo que estamos sintiendo sin caer en acusar o culpabilizar al otro de la situación, si realmente escuchamos al otro cuando hablamos o sólo usamos sus argumentos para contraargumentar, si somos capaces de ver y entender las necesidades que pueda tener el otro y tener disposición para ayudarle, etc.
  • La familia extensa. Algunas veces contamos con abuelas (madres y suegras) maravillosas, que nos apoyan en la crianza que hemos decidido tener sin cuestionarla, nos echan un cable, y nos ayudan a recuperar un poquito los espacios de intimidad tan escasos entre la pareja. Otras veces, menos afortunadas, tenemos madres o suegras intrusivas, que critican, ponen en duda y nos infantilizan, si te interesa leer más sobre este tipo de abuelas, picha aquí. La manera en la que una pareja afronta y limita a la familia extensa, puede fortalecer o debilitar el vínculo entre ellos.
  • La existencia de problemas anteriores no resueltos.  Así lo expresa Gutman: “La aparición del recién nacido, la ruptura emocional que esto produce en la madre, la travesía por el puerperio, la pérdida de referencias de identidad y sobre todo el cansancio, ponen en evidencia ciertos funcionamientos dentro de la pareja que repentinamente se vuelven intolerables cuando antes no generaban conflicto”[2]. Es así como, en muchísimos casos, no es la presencia de l@s niñ@s pequeñ@s lo que desorganiza a la pareja, sino que dicha presencia pone en evidencia el funcionamiento original de la misma, el cual, dada las circunstancias actuales se hace insostenible.

Establecer acuerdos previos al nacimiento de los hij@s es primordial, evaluar lo que esperamos el uno del otro y conversar sobre si el otro está en capacidad de ofrecer eso o no, ver como son nuestros roles y redefinirlos si hace falta, estudiar juntos la historia personal de cada uno, los patrones de crianza vividos, los valores dentro de los cuales se ha crecido, negociar qué hacer con las diferencias. Se hace necesario revisar y repactar todos los acuerdos tácitos de la pareja, leer la letra pequeña ya que las condiciones cambian con el nacimiento de l@s hij@s, se pasa de ser pareja a ser familia y si se quiere sobrevivir en el intento, necesariamente hay cláusulas que revisar y modificar, pero esto sólo es posible si estamos acostumbrad@s a comunicarnos entre nosotr@s, a contarnos lo que nos pasa y a respetarnos y tenernos confianza. Y si ya ha nacido el primer hij@ y nos encontram@s con que esta tarea no ha sido hecha, se ha de tomar como una oportunidad para el crecimiento y el fortalecimiento de la pareja, y si es necesario, buscar a un profesional de escucha atenta y receptiva que nos pueda ayudar y acompañar en este proceso.

 

[1] Laura Gutman (2003). La Maternidad y el Encuentro con la Propia Sombra

[2] Laura Gutman (2009). La Familia nace con el primer hijo. Historias de parejas con niños pequeños.

La Salud Mental Materna Importa

“La Salud Mental Materna Importa” (#maternalMHmatters) es el mensaje con el que se desea llamar la atención hacia el tema en la Semana Mundial de la Salud Mental Materna, pero ¿qué quiere decir que la salud mental materna importa?, parece obvio, ¿no? Sorprendentemente a veces no lo es tanto.

Un vínculo sano entre una madre y un bebé comienza con una buena salud mental por parte de la madre. Esto es algo que los psicoanalistas John Bowlby y Donald Winnicott ya habían estudiado, observado y descrito desde 1950; sin embargo, sigue siendo algo que nos resistimos a aceptar, tanto a nivel social, como sanitario, por ejemplo en la atención que reciben las mujeres gestantes durante sus controles de embarazo, así como también en las consultas de pediatría. Comentarios del tipo “es normal”, “son las hormonas”, “con el tiempo pasará”, “te preocupas demasiado”, “deberías relajarte un poco”, etc., suelen ser habituales cuando una mujer embarazada, o en postparto inmediato, expresa algo del orden de su malestar psicológico.

“Dos de cada diez mujeres padecen algún problema mental durante el embarazo o el primer año tras haber dado a luz. El 75% de éstas no son diagnósticas ni reciben el tratamiento y soporte adecuado.” Éstas son cifras a nivel mundial.

De entre los distintos trastornos, el padecer más común es la depresión postparto (que muchas veces comienza durante el embarazo) y puede afectar a mujeres de cualquier procedencia, cultura o nivel socioeconómico y educativo, generando consecuencias importantes a largo plazo tanto en la madre como en la criatura y en el vínculo que entre ellos se genera.

“El estado psíquico de la madre afecta enormemente al bebé desde la gestación. Si sufre ansiedad, estrés o depresión el embarazo se complica, puede producirse un parto prematuro, hemorragias, infecciones… Además, su estado de ánimo afecta, de diversas maneras, al desarrollo cerebral de su bebé, condicionándola, incluso a muy largo plazo”, comenta la psiquiatra Ibone Olza en una entrevista para El País.  “Si la madre no está bien, si no se detecta su sufrimiento y no se le ayuda o se trata, además de al bebé, se verá afectada también la relación de pareja y la crianza de los otros hijos”.Con lo cual, si estás embarazada y sientes que algo no “marcha bien”, te sientes angustiada, estresada, con muchos miedos o/y temores, con cambios de ánimo bruscos e inesperados, ganas de llorar, sensación de soledad.., busca ayuda. Si ya ha nacido tu bebé y te sientes triste, desanimada, irritable, con angustias o miedos, sola, con mucha presión encima, con temor a estar a solas con tu bebé por no saberlo atender adecuadamente o poderlo dañar, con fantasías o temores de que te pase algo a tí o a tu bebé, no son las hormonas, no es normal, no se irá solo, pero sobretodo, no es tu culpa y no es algo por lo que debas ocultarte o avergonzarte. ¡Habla de ello! ¡Expresa tu malestar! ¡Busca ayuda!

 

CrianzaMaternidadUncategorizedVida Personal

Hello again, Music Together.

posted by Iliana Paris julio 5, 2016 0 comentarios

La maternidad está llena de segundas oportunidades, de eso no me cabe la menor duda. He sido testigo y he vivido por mi misma como nuestros/as hijos/as nos colocan, una y otra vez, ante la posibilidad de rectificar, de hacerlo mejor y, por supuesto, de vivir nuevas-viejas experiencias.

Este es un post poco usual en mi blog, no pretendo hablar directamente sobre algún aspecto psicológico de la maternidad o de la crianza, sino contar nuestra experiencia con un programa de educación musical para la primera infancia (de 0 a 5 años) llamado Music Together.

Todos los niños son musicales. Y los adultos también! Es una frase del Music Together que me encanta, no sólo porque es cierta, sino porque además los adultos tenemos la tendencia a desconectarnos de nuestra musicalidad y, de una cierta manera, a perder parte de nuestra alegría. Pues bien, Music Together invita –a través del acompañamiento a nuestros hijos/as–, a reconectarnos con esa alegría.

¿Y qué tiene que ver Music Together conmigo?

En septiembre del 2012, una madre con la que coincidía en diversas actividades y grupos de crianza me habló de una sesión de prueba gratuita para unas clases de música para niños que se hacían en el Teatre Porta4, al lado de la plaza de la Virreina, en Gracia. Había que llamar al teléfono de un tal Piero y reservar plaza. Yo, madre primeriza que en ese momento, no trabajaba y que quería ofrecer a mi hijo de 9 meses todo un abanico de experiencias enriquecedoras en las que, además, estuviera en contacto con otros/as niños/as sin dejar de tener la seguridad de mi compañía, me apunté al carro enseguida. Jamás sospeché que el Music Together iba a estar tan presente en la crianza de mis hijos.

Al llegar a Porta4 nos recibió Piero, un italiano peculiar, casi siempre despeinado y bastante despistado que despertaba una cierta sospecha. Nos dio un conjunto de instrucciones y nos hizo pasar a un “cuadrilátero” de moqueta donde se realizaba la actividad. Nos sentamos en círculo en el suelo, cada madre o padre con su hijo/a y Piero con su guitarra, y entonces dijo “lo más importante del Music Together es la participación de los adultos” y ahí ya pensé que esto era bastante raro pero, un instante después, Piero empezó a cantar la canción de bienvenida “Hello, everybody” y fue como si empezara a hacer magia: todos los niños/as se quedaron absolutamente maravillados, no sólo porque la canción es bonita y molona, sino porque además Piero conduce las sesiones desde el más absoluto cariño y como si fuera un niño más, sin serlo. Sus habilidades con los niños/as son simplemente envidiables, a lo largo de 4 años he visto a Piero deshacer peleas o tensiones entre niños/as, suavizar pataletas de algún nene que estaba teniendo un mal día, transformar lágrimas en risas, e integrar al niño/a más tímido/a del grupo haciéndole participar… todo esto de la manera más desenfadada e improvisando.

Empecé a asistir al Music Together cuando mi hijo I. tenía 9 meses, asistimos durante 3 años consecutivos (que es el tiempo que dura todo el programa ya que está dividido en 9 trimestres con 9 libros y cds con canciones diferentes; las únicas canciones que se repiten en todos los cds son las de inicio y final). I. creció (y sigue creciendo) literalmente cantando las canciones de Music Together, y a medida que se iba desarrollando y sus habilidades iban madurando, pude vivenciar las bondades del programa. De todas las actividades que he realizado con mis hijos, si tuviera que recomendar sólo una, sin duda sería ésta.

Aquí estamos I. y yo en su segundo curso

Cuando tenía alrededor de dos añitos comenzó a jugar en casa a que él era Piero, tocando una guitarra que tenemos por casa, nos sentábamos en el suelo y reproducíamos la escena de la canción inicial; además hasta aproximadamente los 3 años y medio fue muy fan de los trenes, cosa muy usual en niños pequeños y de lo cual Music Together es muy conciente pues en cada cd hay una o dos canciones que van de trenes. De más está decir que éstas casi siempre eran las preferidas.

El último curso lo hicimos en la primavera del 2015, I. ya tenía 3 años y medio y a veces me daba la sensación de que prefería estar haciendo otras cosas pero bueno, yo estaba embaraza de G. y me despedí del programa con la convicción de que volvería cuando G. tuviera la edad adecuada; sin embargo, me dio un poquito de pena acabar esa etapa con I., era como si con el cierre del Music Together quedara atrás su infancia más tierna, su etapa de bebé y todos esos momentos compartidos.

Este verano, un año después, creí que era el momento de que G. comenzara el Music Together, al estar I. de vacaciones decidí que viniera con nosotros, por un lado pensé que a lo mejor se aburriría un poquillo porque habrían sólo niños pequeños, pero a la vez pensé que le haría ilusión volver a ver a Piero.

Durante la semana íbamos conversando de que volveríamos al Music Together y para mi sorpresa, a pesar de que no ha olvidado las canciones, no recordaba mucho de qué iba la cosa. Nada más llegar a Porta4, escondiéndose detrás de mi brazo, me dijo casi como si fuera un secreto: “mama, no me acuerdo de Piero”, En ese momento sentí una mezcla entre ternura y desconcierto; hoy, escribiendo estas líneas, lo puedo entender perfectamente: ha sido un año muy intenso para nuestra familia, el año en el que nació su hermano con todas las transformaciones que eso ha implicado a nivel familiar, pero también él como individuo ha tenido un año muy enriquecedor y lleno de experiencias que le han hecho crecer mucho.

En fin, escuchamos las instrucciones que Piero daba a los nuevos padres, entramos al cuadrilátero en el que ya I. comenzaba a sentirse cómodo, y poco después Piero empezaba con su mágico “Hello, everybody” y yo allí, viendo las caras de mis dos hijos, viviendo esta segunda oportunidad a través de mi segunda maternidad, viendo a mi bebé boquiabierto y lleno de sorpresa, y a mi niño boquiabierto y lleno de recuerdos… No sé quien de los tres disfrutó más de nuestra primera clase de verano, pero desde que hemos vuelto al Music Together su música vuelve a sonar en mi casa cada día y tengo a un niño que baila y canta lleno de alegría y a un bebé que se ríe y abre mucho los ojos con cada melodía, con cada gesto, con cada movimiento.

Gracias Music Together por darme la excusa para conectarme de nuevo con la música que hay en mí, gracias por su excelente programa. Gracias Piero por tu toque particular con los/as niños/as. Y, sobretodo, ¡gracias I. y G. por permitirme ser testigo, nuevamente, de las maravillas que se suceden cuando los niños/as aprenden jugando y pasándoselo muy, pero que muy bien!

CrianzaMaternidadParejaPaternidadVida Personal

Echo de menos a mi marido

posted by Iliana Paris abril 9, 2016 4 comentarios

No voy a negarlo. Echo de menos a mi marido, y mucho.

Echo de menos el calor de su cuerpo desnudo a mi lado por las noches. Hace más de cuatro años que somos padres y dado que había que levantarse más de una vez, lo práctico era dormir vestidos. Además, desde que tenemos dos hijos, a menudo ni siquiera dormimos juntos sino que él está con el mayor y yo con el bebé.

Echo de menos el sexo sin horario, sin mesura, sin limitaciones. Dar vueltas en nuestra cama de metro ochenta que hace tiempo que dejó de ser sólo nuestra. Poder amarnos en el momento que nos plazca: un domingo por la mañana o en una noche lluviosa, sin monitores que mirar y sobre todo, aquellas conversaciones post coito, esos momentos en los que aún enredados el uno en el otro planificábamos cómo creíamos que iba a ser nuestra vida.

Echo de menos las escapadas de fin de semana en moto a pueblitos remotos… excusas que uno ponía para amarse sin pretexto y con desparpajo. Ahora nuestras escapadas de fin de semana son a un camping familiar, la moto la hemos cambiado por un monovolumen, y no me malinterpretéis, nos la pasamos pipa pero claro, os lo podéis imaginar, no es exactamente lo mismo.

Echo de menos las salidas por la noche sin más planificación que la que marcaba el deseo: las idas al cine, a cenar, a un concierto, a bailar… ir caminando tomados de la mano, a paso de despreocupación, de quien sabe que en casa sólo nos espera el gato. Echo de menos las conversaciones adultas y sin la constante interrupción de la curiosidad infantil. En fin… echo de menos a mi marido

Pero también he de confesaros, estoy enamorada “hasta las trancas” del padre de mis hijos. Su dedicación paciente y entregada, la gallardía con la que se hace cargo de la familia permitiéndome el tiempo, el espacio y la despreocupación necesaria para criar. La madurez con la que puede postergar su deseo y sus necesidades porque estoy cansada o porque “esta noche el niño está tosiendo, quizás convenga dormir pronto”. Me enamora lo tranquila que me deja al hacerse cargo de nuestro hijo mayor, acompañarlo por las noches, llevarlo a hacer pipí las veces que haga falta, detectarle la fiebre sólo con un beso, cuidarlo cuando está enfermo, ser la cara de la familia ante la escuela, para que yo pueda estar entregada a las demandas del bebé.

Soy afortunada, el padre de mis hijos es un hombre capaz de sostenerme emocionalmente. Es un hombre que sabe que para que yo pueda maternar él ha de ser el pilar, lo es, y lo asume. A veces se agobia, se queja de que no tiene tiempo para nada más (y es verdad), que está entregado de lleno entre el trabajo y la familia (y es cierto), pero al día siguiente vuelve a hacer las mismas elecciones porque sabe que nuestro proyecto de crianza es lo más importante. Y no creáis que todo es color de rosa, no, con el padre de mis hijos he tenido las discusiones más intensas y las negociaciones más feroces para llegar a un “proyecto de crianza conjunto” y me gusta, me gusta que me cuestione y que vea las cosas desde una perspectiva de padre, de hombre, porque se implica y le importa la crianza y el futuro de nuestros hijos, quiere decir y dice la suya. Sería mucho más “cómodo” simplemente seguir la corriente de lo que yo diga, pero él no se conforma. Nunca lo ha hecho. Él me cuestiona, señala mis puntos ciegos y me empuja a ser mejor. Él ha asumido su rol de Padre, así con mayúscula, y desde allí calibra constantemente, haciendo equilibrios entre el “poner el límite” y la complicidad paterna.

Si lo conocierais, el padre de mis hijos es un hombre serio y formal pero a veces, cuando va de papá es capaz de hacer las tonterías más divertidas y los juegos más disparatados para que todos riamos y disfrutemos.

En fin, se ve, echo de menos a mi marido, y mucho, pero sólo el padre de mis hijos puede hacerme sentir hermosa y deseable aunque lleve ojeras hasta el cuello y tenga puesto el mismo pijama desde hace tres días. A fin de cuentas, el tiempo para querernos sin prisas y cuando las ganas hiervan, con todo lo que ello implica (las cenas, las caminatas, las escapadas) volverá, aún nos queda, pero volverá, y entonces viviremos con la satisfacción de haber hecho bien el mejor trabajo de nuestras vidas, de haber acompañado a estas dos personitas tan importantes a devenir adultos y ser humanos, y de haber crecido juntos en el proceso.

Me he topado con esta entrevista y me parece que merece la pena compartirla. Realmente se conoce muy poco sobre la depresión postparto y cómo ésta puede afectar la salud de la mamá y el bebé, la tendencia general es a minimizar o negar este problema. También me pareció interesante lo que planteaban los especialistas sobre los factores de riesgo.

En fin, aquí os dejo el link

Hace algunos días me topé con este precioso artículo de Denise Stirk y me gustó tanto que me he tomado la libertad de hacer una traducción libre y comentada del mismo.

Denise comienza su reflexión comentando que una de sus mejores amigas perdió, de forma inesperada, a su hijita de 21 meses. Cuando fue a visitarla se encontraba hecha un manojo de nervios pues no sabía qué decirles ni a ella ni a su marido sobre tan terrible pérdida. ¿Qué palabras utilizar para calmar su dolor? ¿Cómo evitar hacer comentarios equivocados? Quería encontrar las palabras perfectas… pero se encontraba completamente turbada ante la pérdida. Tenía a dos niños completamente sanos en casa, con lo cual sentía que realmente no podía entender el dolor de su amiga, ¿cómo la iba a consolar en una situación de la que ella no tenía ninguna experiencia?
¡Denise no pudo ni sospechar las palabras tan poderosas que se dijeron en ese encuentro, y muchos menos que estas palabras vinieran de su amiga, no de ella! Fueron palabras de la amiga para ella.

Esta amiga, en su dolor, dijo algo que tocó profundamente el corazón de Denise (y el mío). Una frase simple pero contundente. Mientras le describía los eventos sucedidos durante la muerte de su hija e intentaba expresar el profundo dolor que sintió mientras sostenía su cuerpecito durante los minutos y horas después de su muerte, describiendo ese instante como la peor pesadilla que una puede tener, le dijo a Denise con lágrimas en los ojos: “tú eres mamá, tú sabes”.

Tú eres mamá, tú sabes.

Esta frase dejó a Denise sin aliento, y fue en ese momento, con esa frase, que ella pudo comenzar a entender la magnitud de su dolor. Hasta entonces había estado buscando las palabras perfectas para consolarla y se dio cuenta de que, en su lugar, debía tirar del simple vínculo que las unía: la maternidad. Y aunque no había tenido la dolorosa experiencia de perder un hij@, si que conocía la alegría que su amiga alguna vez vivió cuando cargaba a su hija y… ¡¿Perder eso?! No hay palabras que puedan describirlo.

Perder a un hij@ es la mayor angustia de una madre –sin importar quién seas o el tipo de maternidad que hayas escogido. Todas tenemos diferentes maneras de maternar y de criar a nuestra familia, pero también todas tenemos una cosa en común: nuestros corazones están directamente conectados con nuestros hijos. Darnos cuenta de esto hace que todo el tema de las “guerras de mamás” y los tipos de crianzas parezcan algo ridículo.

Tú eres mamá, tú sabes.

Desde este lugar es imposible no poder conectar con el dolor de cualquier madre ante el sufrimiento que pueda estar teniendo su criatura, por muy alejada que ésta pueda estar de nosotras, por muy desconocida que esa madre pueda ser. Porque somos madres. Es un hilo que nos une a todas: Mamás helicópteros; Mamás gallinas; Mamás que amamantan; Mamás que dan fórmula. Mamás ricas; Mamás pobres; Mamás de niñ@s enferm@s; Mamás de niñ@s san@s. Mamás.

El amor absolutamente loco y desmedido que sentimos por nuestr@s hij@s corre profundamente dentro de cada una de nosotras. Y este conocimiento a veces es doloroso. Es la razón por la cual algunas no podemos ver las noticias. Es la razón por la cual algunas lloramos al salir del colegio cuando los dejamos el primer día. Es la razón por la cual nuestro corazón se parte cuando oímos que alguien ha tenido una pérdida o tiene problemas de fertilidad. Es la razón por la que estamos despiertas por la noche, preocupadas por nuestr@s adolescentes. Es la razón por la cual la idea de que nuestr@s hij@s algún día dejen el nido nos hace llorar en el café. Es la razón por la cual la muerte del hij@ de otra madre se nos hace amargamente desgarradora…

Pero también es la razón por la que debemos proveernos de una red de apoyo para cada una de nosotras. No sólo para aquellas que están sufriendo ese inimaginable dolor, sino también para aquellas mamás que están pasando por un momento difícil común y corriente… e incluso para aquella que sólo está teniendo “uno de esos días”, para la que se encuentra ante una duda y no saben a quien acudir. Para todas, para nosotras.

——-

Estoy profundamente agradecida por la tribu de madres que tengo, la que me he hecho y he tenido la fortuna de encontrarme por el camino; las mamás físicas que me abrazan, que abrazo, y las mamás virtuales que siempre encuentran una palabra que decirme; Las que saben, porque son mamás: a todas ellas, ¡gracias!

Iliana.

“El embarazo y el parto no se consideran desde la
psicología como una fase del desarrollo, sin embargo este período
marca y afianza una potencialidad presente en la mujer que
decide ser madre, aportando a su identidad femeninaotra cualidad,
siempre extraordinaria por muy común que sea: la de la maternidad”
Yolanda González Vara[1]
Después de haber descrito algunos de los efectos psicológicos que se podrían presentar durante el primer trimestre del embarazo, pasaremos a hablar del segundo trimestre, que para muchas es el que se vive más gratamente, se recuerda con más alegría, y que a su vez conlleva una labor psíquica muy intensa.
Prepararnos para ser madres es una ardua tarea, tanto en el sentido  físico como en el psicológico. Nuestro cuerpo está haciendo el maravilloso trabajo de gestar una vida y no descansará durante los meses que quedan para que el bebé esté listo para salir al mundo. Y aunque mucho de lo que ocurre se da de manera natural, lo “maternal” está también impregnado de la herencia culturalde cada una, de aprendizajes, y de nuestras propias vivencias.
La maternidad es un proceso biológico, psicológico y sociocultural. Independientemente del estilo de crianza que se asuma en el futuro, psicológicamente el embarazo implica el fin de la mujer como un ser singular e independiente y el comienzo de la compleja relación madre-hij@.
Cuando un embarazo llega al segundo trimestre (alrededor de la semana 15), la mayoría de las futuras madres suelen relajarse bastante. Por un lado, ya se ha pasado el trimestre en el que hay mayor riesgo de pérdidas, y también habitualmente por una ecografía, por tanto por la prueba del Triple Screening; si los resultados han sido satisfactorios y no se ameritan hacer otras pruebas como la Amniocentesis las madres suelen sentirse bastante más tranquilas, como si ellas y su bebé hubieran aprobado los primeros exámenes del embarazo. Por otro lado, las molestias físicas del primer trimestre suelen quedar en el pasado, se va la somnolencia y vuelve la energía al cuerpo proporcionando un baño de ánimo y entusiasmo.   
En este segundo trimestre –alrededor de la semana 16–  las madres comienzan a percibir los movimientos del bebé. La percepción del bebé trae consigo el reconocimiento de la criatura que, aunque se encuentre en el refugio del útero materno, empieza a ser reconocido como una entidad separada, con una vida en sí misma que la madre no controla.
La percepción de los movimientos intrauterinos suele producir cambios que empiezan a dar cabida a la aparición de sentimientos maternales, como el deseo y el placer de sustentar al bebé. “Aparece la necesidad imperiosa de dar alimento, sostén, apoyo a ese ser dependiente que vive en el interior de su cuerpo, que es parte de ella pero que al mismo tiempo comienza a diferenciarse como otro ser.”[2]
También es frecuente durante este período reexperimentar algunas vivencias de la infancia y de la relación con la propia madre, incluso llegando a sentir nuevamente la vulnerabilidad infantil. Esto sucede debido a que al percibir los movimientos del bebé y empezar a diferenciarlo como un ser distinto se proyecta sobre él la propia vivencia infantil rememorando algunos elementos de la relación madre-hija, dándose, de esta manera, una segunda diferenciación de la mujer en relación a la propia madre (la primera diferenciación la tenemos tod@s, hombres y mujeres, cuando somos niñ@s). Es un período muy intenso en el que nos podemos encontrar reconciliándonos con algunos aspectos de nuestra madre o, por el contrario, enfrentándonos al dolor de heridas antiguas que creíamos sanadas o traumas infantiles supuestamente superados. Todo esto ligado al deseo de proteger al futuro hij@ de cualquier sufrimiento que se haya vivido en el pasado.
Así, basada en la temprana relación madre-hija vivida en su momento, y que pudo haber sido conflictiva, la mujer escoge si se identifica con la madre introyectada o si rivaliza con ella para convertirse en una mejor madre de la que ella tuvo. En términos psicológicos hablamos de una experiencia tri-generacional. De esta manera, el modo de relación que cada mujer ha tendido con su propia madre influye en el modo en el que se vinculará con sus propios hij@s, ya que la identidad adquirida está vinculada a la relación materna primaria.
A partir de la diferenciación del bebé y a medida que los movimientos de la criatura se van haciendo cada vez más fuertes y pueden ser percibidos por el padre, las fantasías y expectativas entorno al futur@ hij@ cobran mucha más presencia. De hecho, de este conjunto de expectativas, basadas en representaciones de relaciones pasadas tanto del padre, como de la madre, nace el “bebé imaginario”. Muchas veces merece la pena hacer un trabajo de concientización de estas fantasías debido a que no son insignificantes para la relación con el bebé real y podrían generar ruido en la instauración del vínculo.
Las respuestas de las madres a los movimientos fetales son muy variadas. Cuando ocurren las primeras veces suele haber un poco de duda o descrédito hasta que la percepción se hace más frecuente, entonces hay quienes se relajan y comienzan a sentirse embarazadas disfrutando del movimiento, mientras que otras lo viven con un cierto monto de ansiedad, atribuyendo significados agresivos al movimiento del bebé; estas atribuciones “podrían estar relacionadas con la proyección de vivencias hostiles no elaboradas hacia la propia madre, que convendría trabajar adecuadamente.”[3]
La mayoría de las mujeres suelen sentirse contentas con el cambio que empieza a experimentar su cuerpo: ¡finalmente comienza a notarse el vientre abultado del embarazo! Sin embargo, para las mujeres que han sufrido algún tipo de desorden alimenticio este cambio tan rápido puede generar dificultades en la aceptación de la nueva imagen. Por otro lado, un cuerpo embarazo muestra al mundo que la mujer es fértil y sexualmente activa, lo cual muchas veces, de forma más inconsciente que consciente, genera ciertas incomodidades para algunas, esto evidentemente varía mucho dependiendo de la historia personal y de la apertura que se tenga ante la vivencia de la sexualidad.
En su mayoría, las madres consideran el segundo trimestre del embarazo como el más bonito de los tres. La presencia del bebé es notoria, pero al no ser tan grande las mujeres se sienten ágiles y enérgicas. Es el período en el que aparecen con más constancia los diálogos internos con el bebé, comenzando así la relación con él o ella como un ser aparte, desde una vivencia muy íntima.
Bibliografía Consultada:
       Patricia Alkolombre (2001). Travesías del Cuerpo Femenino. Buenos Aires: Letra Viva Editorial.
       Yolanda González Vara (2010). Amar sin Miedo a Malcriar. La mirada a la Infancia desde el respeto, el vínculo y la empatía. Barcelona: RBA Libros.
       Dinora Pines. (1993) A Woman’s Unconscious Use of her Body. London and New Haven: Yale University Press
       Joan Raphael – Leef (1993). Pregnancy. The Inside Story. London: Karnac.

 


[1] Amar sin Miedo a Malcriar. La mirada a la Infancia desde el respeto, el vínculo y la empatía. Barcelona: RBA Libros. 2010
[2]Cigarroa, A. (2011) Embarazo Normal y Embarazo de Riesgo. En: Travesías del Cuerpo Femenino. Buenos Aires: Letra Viva Editorial.
[3] Yolanda González Vara. Amar sin Miedo a Malcriar. La mirada a la Infancia desde el respeto, el vínculo y la empatía. Barcelona: RBA Libros. 2010